DesafiOSOmiedo

Somiedo

Bueno, nuevamente difícil, muy difícil, contar todo lo vivido en el Desafío, la carrera en tres años ya no es un referente provincial, ni nacional, ya se mete, y de qué manera, en la puerta grande de las carreras a nivel internacional, el salto de calidad de este año ha sido brutal, correr aquí es un privilegio y un orgullo.

Mi carrera tenía muchos frentes este año, por el mío personal y por otro el reto de tener muchos corredores y corredoras que la prepararon conmigo, fue un éxito, ya que aunque alguno con algún problema no le salió lo previsto, que el 90% acabaran y el resto sólo retirados por lesión, me siento muy orgulloso de todos ellos y ellas, y muy especial los ánimos ke aprovecho para dar a los lesionados, que incluso no pudieron ni salir.

En lo personal fue una dura lucha contra mí mismo que por fin vencí, y posiblemente me haya marcado mucho más que cualquier victoria.

Fui bien hasta el Cornón, pegándome con los mejores, pero bajando ya vi que las molestias del aductor y sartorio me daban problemas, así todo fui manteniendo el tipo, hasta el Puerto y hasta el Valle aunque bajando el ritmo y perdiendo puestos y mucho tiempo. Al poco de salir km 40 aprox, ya me vine a bajo del todo y empecé a caminar, pensando en retirarme, así unos diez kilómetros, hasta los Lagos, donde decido ponerme a intentarlo y a darlo todo, ya no sé ni qué me dolía de pisar mal, sin uñas casi acabe, para arriba lo di todo en estos últimos 30 kilómetros bajando como pude.

Fue como ya comenté una dura lucha y de la que está vez sí que gané.

Ahora con mucha gana de recuperar bien y que me salga un carrerón en Chamonix.

Hostal Casaño

Taxi en Cabrales